Reajuste

Reclame el reajuste con retroactividad de su haber.

La Constitución Nacional argentina, en su Artículo 14 bis, garantiza el derecho a jubilaciones y pensiones móviles. Es decir, según nuestra carta magna la jubilación debe tener alguna medida de movilidad o reajuste. La movilidad jubilatoria puede entenderse como el traslado de las variaciones experimentadas en los salarios de los trabajadores en actividad.

Tanto la metodología de reajuste de haberes de la ley 18.037 como la de la ley 24.241 fueron reformadas por la ley 24.463 (de 1995) que contiene una disposición general para todas las prestaciones previsionales vigentes, que prevé un reajuste de haberes según establezca la ley de presupuesto de la Nación.

Es por ello que desde 1995 hasta el 2006 los haberes no registraron reajuste alguno salvo aumentos al haber mínimo y en los inferiores a $1.000 dispuestos por decreto, sin ninguna vinculación con variaciones económicas o salariales.

En el 2005 la Corte Suprema determinó la inconstitucionalidad de la ley 24.463, reinstalando el módulo de la movilidad jubilatoria. Fundamentalmente, se determinó que se debe aplicar el nivel de remuneraciones, por ser el índice estipulado por la ley, para realizar un reajuste de haberes. En el caso Badaro del año siguiente, la Corte Suprema intimó al Poder Ejecutivo y al Legislativo a fin de que aplicaran una pauta razonable de reajuste de jubilaciones y pensiones. Además, ordena a la ANSES que para el período posterior a la salida de la convertibilidad, desde 2002, se aplique la movilidad en función de las variaciones experimentadas por el índice Salarial publicado por el INDEC.

Dado que el Estado no efectiviza en forma automática los reajustes de haberes en los términos dispuestos por la jurisprudencia de la Corte Suprema, es necesario iniciar el reclamo. El reclamo de reajuste de haberes consta de 3 etapas.

La primera se trata del análisis de factibilidad del reclamo de reajuste. Para analizar cuáles son las posibilidades de éxito ante un reclamo de reajuste de haberes y qué monto de aumento de obtendrá es necesario contar con la resolución que le otorgó el beneficio y un recibo reciente de jubilación o pensión, según corresponda. A fin de que puedan buscar la resolución entre sus documentos, le contamos como es. Se trata de un documento con 4 o 5 hojas, que le fue entregado por el ANSES o la AFJP al tiempo de jubilarse, cuya primera hoja dice “Visto el pedido de beneficio…” En las hojas subsiguientes está el detalle de los años y montos de aportes que tuvo en cuenta el ANSES para jubilarlo o pensionarla. Una vez que nos envía la documentación y realizamos el análisis, si el reajuste de haberes resulta favorable, avanzamos a la segunda etapa que es el reclamo ante la ANSES.

El reclamo es denegado por la ANSES en casi el 100% de los casos por lo cual es necesario avanzar a la tercera etapa, que es el reclamo de reajuste de haberes en sede judicial.
Si no cuenta con copia de la resolución que le otorgó el beneficio no es problema, porque podemos obtenerla nosotros yendo al archivo de la ANSES.

Ante cualquier duda contáctenos y lo asesoraremos a la brevedad.

Pensión

Ante cualquier duda contáctenos y lo asesoraremos a la brevedad.

Jubilación sin aportes

¿Requisitos?
Los requisitos vigentes para solicitar una jubilación son la edad (mujeres 60 años y hombres 65 años) y 30 años de aportes. Debido a que poca gente lograba cumplir con el requisito de los años de aportes se lanzó una moratoria previsional para que se pudiera solicitar una jubilación sin aportes, o con pocos aportes.

¿Cómo funciona la jubilación sin aportes, o con pocos aportes?
A través de la moratoria se completan los años de aportes faltantes para completar los 30 requeridos por ley, adquiriendo ya sea 1 año o los 30. En realidad, estamos encuadrados dentro de la Ley 24.476, que corresponde a la ‘Moratoria permanente de autónomos’, porque en definitiva, la jubilación sin aportes es una jubilación de autónomos.

¿Quiénes pueden obtener una jubilación sin aportes?
Todas aquellas personas que teniendo la edad para jubilarse (mujeres 60 años de edad y hombres 65 años de edad) no pueden acreditar 30 años de aportes.

¿Qué tramite debo realizar para obtener mi jubilación sin aportes?
Debe presentarse en la AFIP más cercana a su domicilio con su DNI y una fotocopia del mismo y solicitar su clave fiscal. Luego debe contactar a un abogado profesional que liquide el SICAM para adherirse a la moratoria. Siempre la jubilación sin aportes requiere el pago contado al momento de iniciar el trámite de la primera cuota de la moratoria, que puede alcanzar una suma de entre $30 y $320 según la cantidad de años de aportes que deban completarse.

¿Qué monto alcanza el haber de la jubilación sin aportes?
La jubilación sin aportes representa un pago mensual que equivale siempre al haber mínimo vigente.

¿La jubilación sin aportes tiene descuentos?
Si, tiene dos descuentos mensuales. El correspondiente al pago de la obra social, como todas las jubilaciones y el de la moratoria. La moratoria se descuenta durante 60 meses, restando de su jubilación el importe de la cuota mensual de la moratoria por la adquisición de aportes faltantes que necesita para completar los requeridos por ley.

¿Hay algún impedimento para solicitar la jubilación sin aportes?
Si, el solicitante no deberá estar cobrando ningún plan social, pensión no contributiva o jubilación (ya sea nacional, provincial o municipal). Si cobrara algún otro beneficio, deberá renunciar a éste para acceder a esta jubilación. En el caso de los pensionados por viudez, a fin de obtener su jubilación sin aportes no es necesario cancelar la totalidad de la moratoria de contado, pudiendo acceder al plan de facilidad de pagos que se descuenta de la propia jubilación en cuotas.

Ante cualquier duda contáctenos y lo asesoraremos a la brevedad.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.